viernes, 20 de junio de 2014

El el primer discurso de un nuevo Rey

Al escuchar los mejores momentos del discurso de coronación de Felipe VI, me vino a la mente un fragmento de un libro escrito hace más de quinientos años (como ya no tiene derechos de autor, reproduzco un fragmento):

En los Estados hereditarios que están acostumbrados a ver reinar la familia de su príncipe, hay menos dificultad para conservarlos, que cuando ellos son nuevos.
 
El príncipe entonces no tiene necesidad más que de no traspasar el orden seguido por sus mayores, y de contemporizar con los acaecimientos, después de lo cual le basta una ordinaria industria para conservarse siempre, a no ser que ha ya una fuerza extraordinaria, y llevada al exceso, que venga a privarle de su Estado. Si él le pierde, le recuperará, si lo quiere, por más poderoso y hábil que sea el usurpador que se ha apoderado de él.

[...]

Teniendo el príncipe natural menos motivos y necesidad de ofender a sus gobernados, está más amado por esto mismo; y si no tiene vicios muy irritantes que le hagan aborrecible, le amarán sus gobernados naturalmente y con razón. La antigüedad y continuación del reinado de su dinastía, hicieron olvidar los vestigios y causas de las mudanzas que le instalaron: lo cual es tanto más útil cuanto una mudanza deja siempre una piedra angular para hacer otra.

Parece que el que escribió el discurso leyó El príncipe de Niccolo Machiavelli... esperemos que no aplique todos sus capítulos.